No daré vuelta atrás

Nadie me preguntó si quería venir al mundo. Nadie me preguntó si quería ser colombiano. Nadie me preguntó si quería ser educado bajo los principios de la fé católica. Nadie me preguntó si quería ser homosexual.

Perdónenme, pero me “mamé” que escogieran por mi. Nadie me preguntó si quería ser el hijo de mi papá y mi mamá tampoco. Mi papá es clasista y mi mamá es una rezandera tremenda. Mi papá con sus iras incontrolables no tiene control y acaba hasta con “el tendido de la perra”. Mi mamá es terriblemente escandalosa en algunas ocasiones y tiende a combinar el tuteo y el ustedeo en la misma frase. Mi papá vive en un solo estrés por el dios dinero. Mi mamá regatea constantemente.

Mi papá un día me llamó la “niña de la casa”. Mi mamá vive montada en una película Hollywood y cree, desde que confesé mi realidad, que cada vez que salgo con alguien me voy a revolcar entre las sabanas, no ha podido comprender la rivalidad entre amistad y sexo.

Si. Es posible que las veces en que mis padres me hicieron sentir pequeño sean incontables.

Mi papá se levanta a las 5 am para prepararme el desayuno y me lleva hasta la universidad.  Mi mamá cuido de mi durante mi apendicetomía, cuando creí que estaba verdaderamente mal y a punto de morir. Mi papá llora cuando mis metas se ven culminadas. Mi mamá se sorprende con gran facilidad de mis capacidades.

(Es aquí donde yo tomo la pausa en mi escritura y lloro también)

Cuando les dije a Mamá que por mi parte no iban a tener una nuera sino un yerno, lo tomo civilizadamente. No me dio una paliza, no me echo a la calle ni me dejo de hablar.

Solo quiero que con tiempo asimilen los cambios, pero que mientras no dejaré de ser el hombre a quienes ellos criaron y vieron crecer, yo solo busco mi felicidad. Tampoco puedo contar las veces en que mis papas me hicieron sentir grande.

Ella y el cometieron muchos errores en mi crianza, me llenaron de uno que otro trauma y todo ello definió la persona que soy. Total, quien en este mundo puede decir que está libre de traumas? Los traumas se hicieron para que las personas los sobrevivieran y salieran adelante.

Siendo ese el caso, yo escojo a mis padres porque ellos no me escogieron. No escogieron si iba a ser hombre o mujer, no escogieron si iba a ser flaco o gordo o con cabello castaño y tampoco escogieron si querían tener un hijo homosexual. En la incertidumbre de saber en qué tipo de hombre me iba a convertir, ellos escogieron amarme y quedarse conmigo.

Me acuerdo solo de una frase en una columna de opinión de El Espectador de la actriz Alejandra Borrero que parafraseo porque no la encuentro en internet. Hay un momento en que los padres te educan y te enseñan las bases de tu crianza, luego se intercambian los papeles los hijos deben de comenzar a educar a sus padres. Hoy ha llegado mi turno, quiero hacerlo de la mejor manera. Solo pido que me den la oportunidad, abran sus cerebros, eliminen imaginarios colectivos y juntos busquemos la felicidad.

Anuncios

2 comentarios en “No daré vuelta atrás

  1. Con gran orgullo leo esta columna y veo que eres un GRANNNNNNNNN hombre.
    Te quiero y siempre me vas a encontrar cuando me necesites. Cuando necesites el apoyo de una prima, amiga, familia o simplemente mi apoyo (yo te escojo)
    Me siento inmensamente orgullosa de ti. De tu búsqueda de tu felicidad y de tu verdad.
    Tienes una fan desde hace mucho tiempo jejejejejejejejejejejej

    te quiero muchísimo y me alegra que seas feliz.

    UN ABRAZO GRANDE MI AHIJADO!!!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s